domingo, 31 de julio de 2016

Bizcochitos de natillas

Quien me iba a decir a mí, que rondara por la red tantas recetas de un combinado de bizcocho con suave aroma a natillas, esa crema que forma parte de nuestro recuerdo de niñez, cuyas madres en un acto de cariño nos guardaban para momentos especiales. Así que presta a ello me puse con la receta. La misma es escogida de la web "mi dulce tentación" y pinchando aquí obtendréis la receta con los ingredientes detallados, solo que en vez de magdalenas lo hice en formato bizcochito pequeño. Un consejo, es muy importante calibrar bien los ingredientes para evitar que nos salga gomoso o chicloso. Por lo demás os dejo un par de fotos para que veáis el resultado. Saludos.


domingo, 24 de julio de 2016

Garrotes de chocolate y avellanas

Mmmhhh... en el ambiente se respira un aire a vacaciones. Tiempo para mí: leer, escribir y tumbarme a pierna suelta en una hamaca a ser posible acolchada, con el mar de frente o la piscina me vale también. Aroma a descanso, remanso de paz y tranquilidad. Fuera prisas, rutinas u obligaciones. Momento de conocer nuevos lugares y costumbres. Disfrutar y aprender de otros sabores que proporciona el pequeño rincón que destinamos a viajar. Un pequeño impasse que por breve que sea, año  a año bien merecido está. No sin antes colgar este post con unos garrotes sencillísimos de chocolate y pasas. El relleno al gusto, yo de chocolate que es mi perdición, más unas pasas y unas avellanas como cómplices del delito. 

Saludos

domingo, 3 de julio de 2016

Tarta milhojas de nata y mermelada

Cada vez me gustan menos las rebajas. Ayer mismo me acerqué sobre el mediodía, por aquello de no coger avalancha. No sé si me estoy haciendo mayor o qué pero el caso es que últimamente aguanto menos hacer colas. Colas para el probador, colas para pagar, colas para las escaleras mecánicas, colas, colas, es lo que tiene. Luego, igual serán manías, pero entrar a una tienda y estar toda la ropa medio tirada y desordenada, es como que me entra una pereza enorme por buscar prenda alguna. Así que entraba a una tienda, caminaba un par de pasitos y vuelta a salir. 

Todos los años me digo lo mismo, el año que viene no repetiré experiencia. Craso error, el hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra y en mi caso perdí la cuenta. 


Pero voy a dejar de contaros el rollo. Esta entrada es para esos días de dulce para el cuerpo y pues, como que no te apetece mucho meterte en saraos. Una tarta rápida también para esos días en los que tienes invitados en casa y poco tiempo durante los días previos para preparar el dulce. Te permite hacerla a primera hora de la mañana y marchar a tomar el vermut tranquilamente. Al regreso tras lo salado eh voilà, el postre.

Feliz y soleado por fin, domingo.