domingo, 3 de julio de 2016

Tarta milhojas de nata y mermelada

Cada vez me gustan menos las rebajas. Ayer mismo me acerqué sobre el mediodía, por aquello de no coger avalancha. No sé si me estoy haciendo mayor o qué pero el caso es que últimamente aguanto menos hacer colas. Colas para el probador, colas para pagar, colas para las escaleras mecánicas, colas, colas, es lo que tiene. Luego, igual serán manías, pero entrar a una tienda y estar toda la ropa medio tirada y desordenada, es como que me entra una pereza enorme por buscar prenda alguna. Así que entraba a una tienda, caminaba un par de pasitos y vuelta a salir. 

Todos los años me digo lo mismo, el año que viene no repetiré experiencia. Craso error, el hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra y en mi caso perdí la cuenta. 


Pero voy a dejar de contaros el rollo. Esta entrada es para esos días de dulce para el cuerpo y pues, como que no te apetece mucho meterte en saraos. Una tarta rápida también para esos días en los que tienes invitados en casa y poco tiempo durante los días previos para preparar el dulce. Te permite hacerla a primera hora de la mañana y marchar a tomar el vermut tranquilamente. Al regreso tras lo salado eh voilà, el postre.

Feliz y soleado por fin, domingo.

Ingredientes para 4 pax:

1 planta de hojaldre cuadrada (aprox. 225-250 gr)

Azúcar glas

200 ml. nata con un mínimo 35% de materia grasa

40 gr azúcar granulado más un poquito para el hojaldre

Mermelada de albaricoque

Elaboración:

En primer lugar cortamos en tres rectángulos de igual tamaño el hojaldre. Le espolvoreamos bien de azúcar glas y le pasamos un poco con el rodillo. Lo pinchamos en abundancia con un tenedor para evitar que éste nos suba. Le espolvoreamos un poco de azúcar en grano.


Lo colocamos en la placa de horno y a 200 grados unos 15 minutos, o cuando veamos que el hojaldre esté doradito. Una vez cocido lo retiramos del horno y dejamos enfriar del todo.

Por otro lado montamos la nata. A un bol bien frío le echamos la nata que ha de estar bien fría también. A alta velocidad comenzamos a batir. Cuando veamos que ésta empieza a tomar cuerpo es hora de añadir el azúcar en forma de lluvia fina y terminamos de montarla del todo.


A continuación montamos la tarta, por un lado una base de hojaldre y encima echamos nata. De nuevo una capa de hojaldre y por encima nata. Por último la última capa de hojaldre y cubriremos con mermelada de albaricoque. Como opción se puede untar de nata todas las paredes de la tarta y pegarle almendra en láminas. Queda muy rica.

No hay comentarios: