domingo, 13 de diciembre de 2015

Roscos de vino

Los roscos de vino, apropiados en estas fechas, serán de los dulces navideños que más me gusten. Quizás porque me recuerda años atrás, siendo muy pequeña y por finales de año cuando bajábamos al sur del país para pasar las navidades con la familia. Tíos, primos y abuelos nutrían un buen grupo de personas que si bien a lo largo del año no nos veíamos, era entonces cuando aprovechábamos para estar todos juntos. Hoy algunos ya no están y degustar estos dulces, será algo tonto, pero me recuerda a cuando nos juntábamos en el salón bajo un buen brasero en la cena de Nochebuena, y llegaba mi tía con los roscos de vino recién hechos de esa tarde.


Buenos recuerdos que hoy llevo conmigo y que me gusta traer de vez en cuando, es por ello que hoy os dejo con esta receta que cogí del blog "Hecho en la propiété" y que me gustaron mucho. Yo hice menos cantidad pero os dejo tal cual la receta figura en el blog. Saludos.

Ingredientes:

500 g. de harina

100 g. de azúcar glass

15 ml. de aguardiente

200 ml. de aciete de oliva suave

125 ml. de vino tipo moscatel

Ralladura de limón

30 g de sésamo tostado

1/4 cucharadita de canela

1/8 cucharadita de clavo en polvo

Piel de limón

Azúcar glas para rebozar

Elaboración:



En primer lugar precalentar el horno a 180 º C. Acto seguido reservamos la harina en un bol y calentamos en un cazo el aceite de oliva con las pieles de limón. Cuando las pieles estén ligeramente doradas las regtiramos y le subimos el fuego. Le añadimos la harina y escaldamos. Movemos continuamente.

Incorporamos el aguardiente, el moscatel, los 100 g. de azúcar glass, la ralladura de limón, la canela, clavo y sésamo tostado.


Mezclar bien y estirar la pasta entre dos film transparentes dejando un grosor de 2cm más o menos. Cortamos con un cortapastas o algo que se le asemeje para hacer los roscos y los vamos poniendo en una placa con papel de hornear. Los llevamos al horno a media altura y los dejamos por espacio de 35 minutos (todo dependerá del grosor final del rosco).


Por último sacar y dejar que enfríe en la rejilla. Una vez fríos espolvorearlos o pasarlos directamente por azúcar glass. Servir.