domingo, 1 de noviembre de 2015

Dulce de membrillo

Desde que mi madre me enseñó a preparar dulce de membrillo dejé de comprarlo en las tiendas. Con lo fácil que es de hacer no tengo necesidad de comprarlo ya elaborado, bueno sí, solo cuando no encuentro membrillos en las tiendas, entonces no me queda más remedio.

Asi que teniendo en cuenta que tengo un cajón entero de la nevera completo de esta fruta me he puesto este fin de semana manos a la obra e voilá aquí está el resultado. Un exquisito dulce de membrillo que por esta zona, el País Vasco, acostumbramos a ponerlo de postre acompañado de un poco de queso y unas nueces, de hecho este es el postre que sí o sí te encontrarás si te acercas a cualquier Sidrería de Euskadi, queso con membrillo y nueces, alguien da más?


Feliz domingo!!

Ingredientes:

1 kg. de membrillos (una vez pelados y descorazonados)

750 gr. de azúcar

Elaboración:


Lavamos los membrillos, los pelamos, los descorazonamos y los vamos cortando en gajos. Los colocamos en un bol y le echamos por encima los 750 gr. de azúcar (para mí es más que suficiente). Removemos un poco para que el azúcar se impregne bien en la fruta y lo dejamos en la nevera durante si es posible, toda la noche, pues así ayudará a que la fruta suelte su jugo y a su vez se vaya ablandando.

Al día siguiente una vez macerado todo observaremos que la fruta ha soltado jugos. Cogemos lo echamos todo a una cazuela y lo ponemos a cocer, por espacio de más o menos 45 minutos, removiendo a su vez con una cuchara o espátula de madera para que no se nos peque al fondo. Progresivamente el líquido se irá espesando y cambiando de color.


Cuando veamos que vamos llegando al final de la cocción pasaremos, con mucho cuidado pues salpica,  la batidora. Removemos todo y cuando veamos que la cuchara de madera se nos queda de pie sobre la crema retiraremos del fuego. 


Untamos un molde con una fina capa de aceite y lo volcamos dejando enfriar a temperatura ambiente.


Posteriormente, una vez frío tapamos y metemos en nevera. A la hora de servir conviene sacarlo un poco antes para degustarlo a temperatura ambiente.