domingo, 17 de mayo de 2015

Escapada a Londres

Un pequeño paréntesis para viajar, eso es lo que he tenido. Y he venido encantada. Londres qué gran ciudad, y eso que me ha quedado la tira de cosas por ver. Me ha parecido un lugar un lugar tremendamente vivo. Para aquellos que dicen que los anglosajones son fríos, me río yo de esa afirmación. Me ha encantado su acceso brutal a la cultura, su arquitectura, su educación - sobre todo vial- qué diferencia con nosotros-. En definitiva, que quiero volver.

Hoy no hay receta, más bien por falta de tiempo y porque sobre todo esta entrada se haría tremendamente larga, con la de fotos que os quiero enseñar.


Hemos visitado los lugares más conocidos de la ciudad, entre ellos Portobello, Covent Gardem, London Bridge, Tower of London, buff... igual resulto un poco pesada, pero cierto es que estoy recomendando a mi círculo cercano que no cese en el empeño de visitar Londres. 

Igual no podremos alojarnos en hoteles de lo más granado pero también nos conformamos con esos otros, más modestos pero también muy apañados, y ya sabes ahorrando un poco de aquí y un poco de allá, pues hacemos algo, porque lo que sí tiene esta ciudad es que es un poco cara. 


Pero bien merece la pena. Además cuando te saluda ese clima de día lluvioso, gris y un poco fresco pues ya lo tienes todo, esto es Londres.

Con respecto al clima, bueno aquí en el norte del país tampoco es que tengamos al sol por castigo por tanto estaba más que acostumbrada. Asi que, una excusa menos.


Y es que el clima en ocasiones adverso, a veces es un inconveniente, otras como muestran sus parques todo un acierto.


Hasta nos cruzamos y varias veces con algunas ardillas, que vamos, saber que existen lo sabía porque las he visto en la TV y porque las vi por primera vez "en vivo y en directo" en una visita al Monasterio del Escorial en Madrid, entre sus jardines, allá por......2005? Ya han pasado diez años? Qué barbaridad....


Otro de los sitios al que nos acercamos es al Royal Mews para ver las carrozas reales, parecían de cuento.


El London Eye fue visita obligada.


Y de ahí estas vistas.


Sus variados mercados, algunos decorados como este cerca de la City con libros haciendo de carpa.


Y el último día como no, acudimos a Harrod's. Espectacular lugar, ya no solo por sus techos artesonados, y aquellos otros más vanguardias, sino por la increíble variedad de oferta, textil y complementos, con las firmas más conocidas del mundo del diseño, tecnología, joyería,...sino que en su planta baja, tiene multitud de rincones gastronómicos donde uno es capaz de perderse en el tiempo.


Unos pasteles con una pinta increíble.


A cuál de más difícil elección.


De verdad solo me dejas elegir uno?


Hasta vimos uno de nuestros arroces más famosos, el de Calasparra. Un arroz murciano muy valorado por estos lares.

Te puedes sumergir en pastelería de otros mundos y culturas.


Y como no, visita obligada a la zona de los caldos y ver qué vinos ofrecían de nuestro país. Solo decir que hubiera estado bien un buen Takolí de tierras Guipuzcoanas para haber cerrado el círculo. Hey, a ver si van tomando nota.

En definitiva, diría más cosas y enseñaría más fotos del viaje pero creo que es necesario que lo descubráis por vosotros mismos. Feliz vuelta!!