domingo, 25 de enero de 2015

Bizcocho de miel

Por fin vuelvo a publicar en este blog, lo que me ha costado por aquí arrancar de nuevo. No se como lo hago pero parece que mis días tuvieran menos horas, o bien no termino de organizarme como debe ser, ya me gustaría saberlo ya, pero una de dos seguro..

Pero lo que importa, aquí regreso con este bizcocho de miel que la mañana de Reyes preparé en casa, pues resulta que por mis aposentos no gusta mucho el Roscón de Reyes -qué le vamos a hacer-, asi que me dije algo dulce al menos tendremos que preparar, no? Que tal recordar esos reyes mañaneros de cuando éramos pequeños que, después de una noche larga e intranquila por aquello de los regalos, aparecíamos con legañas en los ojos en el umbral de la cocina, al albor de ese horno calentito cuyo dulce nos estaba esperando como agua de mayo.

Asi que me dije, un bizcocho de miel, que por cierto los he visto muuuyyy apetitosos por la red. Y me quedé con esta receta de "cuchillito i tenedor", que me encantó su aspecto y no veáis cuando lo probé. Buenísimo.

Asi que os animo, a que en estos días de frío os presentéis con un bizcocho de miel para desayunar veréis como les encanta.

Bienvenidos de nuevo.



Ingredientes:

200 gr. de azúcar (yo utilicé moreno)

4 huevos

150 ml de aceite de oliva suave

150 ml de miel (cuanto más oscura, mejor)

200 gr. de harina de repostería

1 sobre de levadura en polvo (Royal)



Elaboración:

Con esta cantidad de ingredientes nos sale un bizcocho bastante majo de tamaño. Lo único que no le añadí tal y como indica la receta en origen es la canela pues como os he comentado en alguna ocasión, en casa no se es muy partidario de ella. Pero tampoco interfiere mucho, la verdad.


En primer lugar batimos con unas varillas eléctricas los huevos y el azúcar hasta que blanqueen. Acto seguido añadimos el aceite en forma de hilo, suavemente y mezclamos también suavemente. 

En tercer lugar añadimos la miel y volvemos a mezclar bien todo.

A continuación tamizamos la harina junto con la levadura y se lo añadimos a la mezcla anterior de a poquitos, hasta lograr que todos los ingredientes liguen homogéneamente.

Por último lugar, vertemos la mezcla a un molde previamente engrasado con un poco de mantequilla y una leve capa de harina espolvoreada. Lo llevamos al horno previamente calentado a 180 grados unos 40-45 minutos, hasta que veamos que al pinchar con un cuchillo éste sale totalmente limpio.


Retirar del horno, dejamos enfriar un tiempo prudente y desmoldar. Por último servir y decorar como más guste.

No hay comentarios: