sábado, 10 de mayo de 2014

Lenguas de gato

Este solete con el que saluda hoy el día me da vida. Me sería difícil vivir sin él, y eso que por el norte no es que se prodigue mucho, pero e ahí su valor, que cuando aparece......me doy cuenta de lo que lo echo de menos. Afortunados aquellos quienes les visiten más a menudo, en fin, tendremos que jubilarnos por el sur, eso sí, sin olvidarme el verde del norte.
 
Y con la esperanza que presenta este estupendo día hoy dejo la receta que aprendí en un curso que hice hace un tiempo en la escuela de hostelería de Mendizorrotza aquí en Gasteiz, un curso breve pero con nociones básicas para aprender un poquito a movernos en la cocina sin que nos estorbemos unos a otros...
 
Esta misma receta es para la que realizaban las tulipas. Es la misma masa, solo cambia la forma que le demos. Además es una receta muy fácil de recordar  puesto que recoge la misma proporción de cada ingrediente, basta no olvidar los 4 ingredientes y para la cantidad prevista en este caso emplearemos 50 g de cada.
 
Tienen un sabor a mantequilla muy rico. Como he dicho la diferencia de las tulipas con las lenguas de gato es simplemente la forma que le damos, es decir, al sacarla del horno y con las galletas aún calientes le damos forma ayudándonos de unas flaneras, o vasos. Dejamos, y listas para rellenar, con por ejemplo confitura de fresas, nata y fresas por encima. O por qué no, crema pastelera y manzana caramelizada, o....buff, hay tanta variedad para rellenar.

Estas lenguas de gato aguantan bien durante una semana aproximadamente en un recipiente cerrado herméticamente.

Espero que os guste.

jueves, 1 de mayo de 2014

Batido de fresas

Es una forma sencilla de proponer a los peques tomar fruta. Es una forma fácil para los que no somos tan peques de tomar una bebida fresquita y a la vez nutritiva.
 
Con las temperaturas primaverales que esperemos lleguen de una vez - nada de ponernos el caramelo en la boca para luego volver a la realidad - tomar este batido a primera hora de la mañana con el desayuno es una estupenda manera de comenzar el día, o si lo preferimos como parte de la merienda también.
 
Incluso podemos rebajarlo de calorías sustituyendo la leche entera por desnatada y el yogur cremoso tipo griego por otro natural menos calórico, " et voilà! ", unas cuantas calorías menos que nos acompañarán este verano.