domingo, 14 de diciembre de 2014

Galletas de almendras

A ver cuando se inventa eso de tele-transportarse. Sería un lujo, estar en un sitio y en un chasquido de dedos aparecer en el destino elegido, vamos el no va más.

Hace muchos años, por entonces en el cine ya nos contaban entre otras cosas, cómo podría ser el futuro. Las calles serían para los peatones y por encima volando los vehículos. Los humanos tendríamos instalado un chip como identificación, nos intercambiaríamos información con alienígenas, etc.. Ahora bien, visto lo visto cómo está este planeta no me extrañaría que ni hasta los extraterrestres quisieran saber de nosotros.

Pues bien, en pleno siglo XXI, finales ya de 2014 aquí seguimos, habiendo avanzado, cierto, pero no como me lo había imaginado en mis sueños de niña. Exijo una reclamación como niña que fuí, ya ves, aún me afectan las películas. 

No obstante es de agradecer que nuestro futuro no esté basado del todo en lo que nos contaron años ha, porque si no, a veces es preferible bajarse de él.


En fin, estando a la espera de que alguien dé con la fórmula de la tele-transportación, un fin de semana más escribo para comentaros cómo hice la receta de galletas de almendra que ví en la web blog "webos fritos". Me gusta mucho visitarlo, pues resulta muy interesante y es de gran ayuda. Animo a todos/as que no lo conozcáis a que os paséis por allí. Saludos.



Ingredientes para 24 Ud.:

100 g. de harina

25 g. de maicena

25 g. de almendra molida

50 g. de azúcar moreno

Pizquita de sal

1 huevo pequeño

75 g. mantequilla

1/2 cucharadita de aroma de vainilla

Para decorar:

1 Clara de huevo

Almendra laminada


Elaboración:

En un bol la mantequilla en pomada y le añadimos el azúcar moreno a la vez que vamos batiendo. A continuación agregamos el huevo y la media cucharada de aroma de vainilla. Removemos.

Como siguiente paso añadimos, la sal, la harina, la maicena y la almendra molida y vamos poco a poco amasando con las manos hasta formar una bola. Dejamos reposar la masa tapada con film transparente en la nevera por espacio de media hora.


Encendemos el horno  a 180º, calor arriba y abajo. Sacamos la masa de la nevera y con ayuda de un rodillo aplanamos la misma hasta lograr el grosor deseado. A continuación cortamos las galletas con un corta pastas y las iremos colocando en una placa de horno a la que le habremos colocado papel de hornear. Repetiremos el proceso de amasar con los recortes que nos queden, así hasta terminar toda la masa.

Seguidamente batimos una clara de huevo y con ayuda de un pincel pintaremos las galletas. Por encima colocamos unas láminas de almendra y reposamos en nevera de nuevo unos 10 minutos.


Pasado el tiempo las metemos en el horno y las dejamos unos 15 minutos hasta que veamos que adquieren un tono dorado. Una vez adquiridas el tono deseado, sacamos, y dejamos enfriar en rejilla. Por último, servir.