domingo, 30 de junio de 2013

Pastel de arroz

Ya lo dice Biscayenne en su blog, el pastel de arroz, un básico de Bilbao. Curioso porque hoy día no lleva nada de arroz, curioso por tanto que aún lo sigamos llamando así.
 
Es un pastel que quizás visualmente no le demos su valor, pero que una vez probado y más si cabe recien hecho pero templadito, es el sumun de la simpleza y sencillez.
 
Esta es mi última entrada de la temporada, pues cierro por descanso vacacional. Comenzó el verano, comenzó mi descanso. Este año tocará otra isla, en este caso nos inclinamos por una del archipiélago canario, afortunados ellos por vivir en parajes tan bellos, afortunados otros por abrirnos sus puertas. 
   
 
He de considerar un verdadero lujo la riqueza cultural y gastronómica de nuestro país. Cultural por la cantidad de civilizaciones que pasaron y/o enraizaron en él, dejándonos sus conocimientos y costumbres para los que hoy habitamos en este lugar. Y gastronómico porque aun cuando he viajado por otros países y he conocido otras riquezas gastronómicas, considero que nuestra gastronomía sigue siendo una de las mejores, eso sí sin desmerecer las demás, que conste.
 
Siempre he dicho que conociendo otras culturas y países aprendemos mucho. Ese es un lema que siempre tengo presente, y que llevaré a cabo siempre y cuando la salud me respete para seguir viajando.
 
Y teniendo en cuenta que aparte de las islas este verano también haré una incursión más cerquita de aquí, por lugares de Euskadi, y en homenaje a Bilbao parada obligatoria para coger mi pastel de arroz, esta receta de hoy la he llevado a cabo después de ver en el blog de Biscayenne este pastelito que tan buena pinta tenía.
 
Espero que os guste, la receta la he cogido de dicho blog y me salieron unos 15 pasteles, en función de la cuantía que queráis ya sabeis, solo hay que recuperar nuestros años en el cole y ponernos a dividir.

PASTEL DE ARROZ

Ingredientes: Para 1 tarta o 15 pasteles individuales aproximadamente

500 ml. leche

125 g. azúcar

125 g. harina

3 huevos

75 g. mantequilla a temperatura ambiente

Hojaldre en lámina (si hacemos individuales)
 


Elaboración:

En primer lugar hay que batir la mantequilla con el azúcar hasta conseguir una especie de crema, para después añadir los huevos de uno en uno, batiendo bien después de cada añadido.

Después agregamos la harina poco a poco, y más tarde la leche en dos o tres veces.

 

Como indica la receta en su blog, en caso de realizar una tarta tenemos que engrasar y enharinar el molde, para acto seguido verter la mezcla y al horno precalentado a 180º unos 10 minutos, bajándolo después a 160º y dejándolo unos 35 minutos más.
  

En caso de inclinarnos pos pasteles individuales, estiraremos el hojaldre muy fino, y cuando consigamos un espesor de 3 mm cortaremos círculos un poco más grandes que el diámetro de los moldes a usar. Recordar que si son moldes metálicos deberemo siempre engrasarlos en primer lugar para que después estos salgan con facilidad.

Entonces colocaremos el círculo de hojaldre en el fondo del molde adecuando el borde del hojaldre al molde, apretando un poco la base del hojaldre hacia la del molde mientras que subimos los laterales unos 4 o 5 centímetros.
  
 
Ayudados de una jarra vertemos la mezcla del pastel dentro de cada molde, casi hasta el borde. A continuación lo llevamos al horno precalentado a 200º en la parte inferior de 20 a 25 minutos. Es preferible a media cocción subir la bandeja a la zona media del horno, con ello se consigue que la parte de arriba se dore y por tanto se forme la costra necesaria que le da ese aspecto visual.
 
 
Una vez que estén hechos sacamos del horno y dejamos que enfríen unos 10 minutos aproximadamente para desmoldarlos posteriormente sin riesgo de quemarnos.


 A disfrutar



No hay comentarios: