domingo, 9 de septiembre de 2012

Cestitos de ron y chocolate

Ya de vuelta y tras un largo periodo de desconexión total, este año puedo decir que he acertado con el lugar para evadirme de mi rutina diaria.

He estado en unas islas que desde luego, repetiré en unos años pues me han encantado. Os dejo una foto. Solo deciros que están en nuestro país.



Eso sí, el mismo día pero a la tarde ya me reincorporé al trabajo, aunque también es cierto que tal y como están las cosas en estos momento no me debo quejar.

Pero no sé, he estado tan a gusto que la vuelta no me ha resultado difícil de llevar. Vaya contradicción, no?

Y con el regreso, nuevas ideas y nuevos proyectos. Una vez he conocido mi nuevo horario de trabajo, ahora es el momento de organizarme para poder asistir, realizar y retomar aquellos hobbies que tenia aparcados. Eso sí, con paciencia y sin prisa. Así es como me gusta hacer este tipo de cosas, sin obligaciones impuestas. Siempre he pensado que con paciencia todo se hace.

Hoy domingo, 12:15 del mediodía, tomaré un café de mi nueva cafetera adquirida (ya sabéis con esas de cápsulas) eso sí, nada de Nespresso (buf, muy buenas sí pero no para mi economía), sino algo más sencillo. Dolce gusto.

Y qué rico me sabe el café. Lo acompañaré con unos cestitos de ron y chocolate muy cremosos que he preparado esta mañana. Y no, todos no me los voy a comer yo, le dejaré algo a mi pareja, luego, cuando vuelva de trabajar....¿? Bueno, ya veremos....




CESTITOS DE RON Y CHOCOLATE

Ingredientes para aproximadamente 12 piezas:

55 g. de chocolate negro

12 avellanas tostadas

Para el relleno:

115 g. de chocolate negro

1 cucharada de ron

100 g. de queso mascarpone o cualquier otro tipo crema



Preparación:

En primer lugar, fundiremos los 55 g. de chocolate al baño maría a fuego lento, hasta que se deshaga pero sin que quede demasiado líquido. Una vez esto lo retiramos del fuego y ayudados de una pequeña brocha recubriremos los moldes con el chocolate. Yo suelo echar media cucharadita del chocolate en cada molde y después voy cubriendo. Decir que es conveniente que hagamos más moldes de los necesarios por si a la hora de desmoldear alguna se nos rompiera.



Dejaremos reposar unos 30 minutos para que el chocolate se solidifique y seguido refrigeramos durante al menos 15 minutos en el congelador. (Yo lo dejé más tiempo para asegurarme)

Si es necesario añadir otra capa más de chcolate, es decir realizando el mismo proceso: fundir chocolate y cubrir el molde de nuevo con él.

Por otro lado haremos el relleno. Cogemos los restantes 115 g. de chocolate de la receta y los fundimos al baño maria hasta conseguir una salsa fluida y uniforme. Lo sacamos del fuego y dejamos que enfríe un poco.

A continuación añadimos la cucharada de ron (admite cualquier otro licor que no sea ron e incluso la cantidad necesaria es modificable, según gustos), y añadimos también el mascarpone. Removemos bien todo hasta obtener una crema uniforme. Entonces la dejaremos enfriar removiéndolo de vez en cuando.

Una vez conseguido el relleno, desmoldaremos con mucho cuidado. Echaremos el relleno a una manga pastelera con boquilla en forma que queramos y rellenaremos cada cestito.


Para decorar colocaremos una avellana a cada pieza y servir.

Salen muy cremosos y para adictos al chocolate como yo es todo un placer.
















No hay comentarios: